Ofrecemos 239 plazas en programas de verano para personas con discapacidad intelectual

14/06/2021

Por segundo año, adaptamos la oferta a las medidas de prevención frente al covid-19, con estancias de una semana y salidas de día en Bizkaia

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

En otro verano condicionado por la pandemia, nuestro Servicio de Tiempo Libre mantiene el programa de verano para personas con discapacidad intelectual, adaptándolo a la normativa sanitaria vigente. La oferta consiste en 119 plazas para estancias en alojamientos de cinco localidades de Bizkaia, repartidas en quince tandas de una semana, y 120 plazas para actividades de día por la provincia, en veinte tandas de seis días. Los grupos vuelven a ser más reducidos que en los programas de verano habituales, aunque algo mayores que los del año pasado, en función de la autonomía y necesidades de apoyo de las personas usuarias.

Las vacaciones de una semana tendrán lugar en hoteles y albergues de La Arboleda, Balmaseda, Munguia, Lekeitio y Durango. Dentro de lo posible, y siguiendo las más estrictas normas de seguridad, se realizarán actividades en la línea de temporadas anteriores: visitas a lugares de interés y centros de interpretación, actividades medioambientales, playa, piscina, excursiones, rutas en barco, paseos, terraceo… y películas o actividades de interior si el tiempo no acompaña.

Del mismo modo, las actividades de día intentarán exprimir al máximo las opciones que ofrece Bizkaia para veranear: rutas en barco por Elantxobe o Gaztelugatxe, visitas teatralizadas en el Puerto Deportivo de Algorta, canoas en Plentzia, visitas al Guggenheim con comida en Artxanda o al Museo del Athletic con comida en Kobetas, paseos en barco por la ría con comida en Getxo, surf en Plentzia o Sopela, visita al Castillo de Muñatones y a la Ferrería de El Pobal…

Más de 70 personas voluntarias
Este programa se realiza con la colaboración de 72 personas voluntarias que compartirán parte de sus vacaciones de verano con personas con discapacidad intelectual. Un colectivo que ya ha destacado por su alto compromiso e implicación en el programa de invierno, a pesar de las restricciones y los escenarios continuamente cambiantes. Todas han recibido una formación adaptada a la nueva realidad, en formato telemático y presencial, con contenidos sobre las actuaciones y medidas de seguridad frente al covid-19, que deberán mantener durante cada tanda, con herramientas como un protocolo anticovid y plan de contingencia.

Con esta adaptación de nuestro programa de verano, buscamos mantener el beneficio que este tipo de actividades tienen tanto en las personas con discapacidad intelectual como en sus familias. Y las limitaciones derivadas de la pandemia no van a suponer una merma, “porque lo importante es conocer gente, echarse unas risas y desconectar de la rutina; y en Bizkaia hay sitios estupendos en los que poder hacerlo”, asegura la directora de nuestro Servicio de Tiempo Libre, Maite Fernández.