Adaptamos nuestro Plan de Gestión 2020 a la situación derivada del Covid-19

20/05/2020

Reenfocamos nuestros servicios para dar respuesta a las necesidades de las personas usuarias y sus familias, cumpliendo escrupulosamente las indicaciones de seguridad

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

La situación de crisis sanitaria global que se ha generado por la pandemia de Covid-19 está afectando a la actividad de nuestra asociación, lo que nos ha obligado a reorientar el plan de gestión del año 2020 y también el diseño y despliegue de nuestros servicios. En esa difícil y complicada tarea, ha sido indispensable el trabajo, esfuerzo y comprensión de profesionales, personas usuarias y familias, así como la complicidad de nuestro voluntariado y la alianza que mantenemos con la Diputación Foral de Bizkaia.

Las once residencias, diez viviendas y el servicio de apoyo a la vida independiente que gestionamos por toda Bizkaia se han mantenido en funcionamiento desde el inicio del estado de alarma por tratarse de servicios esenciales. Y ahí hemos volcado la mayor parte de nuestros esfuerzos, en la complicada tarea de reorientar la organización y el sistema de apoyos. Para hacer frente a ese complejo trabajo, hemos reforzado las plantillas de los centros, tanto con la ayuda de profesionales de otros servicios como con nuevas contrataciones. Además, a pesar de la gran dificultad para disponer de equipos de protección individual, hemos mantenido una actitud proactiva de rastreo y compra de elementos de protección y desinfección, y hemos diseñado un sistema de logística y distribución a los centros.

Del mismo modo, nuestro servicio propio de prevención de riesgos ha elaborado una guía de actuaciones ante casos de infección por coronavirus, con siete anexos a medida que se iban produciendo novedades, así como un documento con directrices de buenas prácticas en el trabajo. También hemos mantenido un importante flujo de comunicación con Osakidetza, para solicitar orientación y aplicar los protocolos necesarios, y hemos incorporado a una médica para funciones de orientación y apoyo. Con todo ello, entre otras medidas, hemos trabajado para garantizar las condiciones de seguridad de las personas residentes y del personal de atención directa.

Actitud impecable
Es digno de elogio y agradecimiento el talante, el esfuerzo y la implicación de más de 500 profesionales de atención directa que, desde el principio, desarrollan su trabajo con una actitud impecable en una silenciosa primera línea de apoyo a las personas con discapacidad intelectual, que se han adaptado en tiempo récord a los requerimientos de una situación muy difícil y cambiante, y han permitido aumentar nuestra capacidad de respuesta para amortiguar el impacto de esta crisis. Y todo ello, manteniendo los niveles de calidad y calidez en la atención, y afanándose en que la situación tuviera el menor impacto negativo en las personas usuarias.

Con el también inestimable esfuerzo de las direcciones, aunque ha sido tremendamente complicado, hemos conseguido alcanzar una situación más estabilizada en la que, sin bajar la guardia, podemos ir estudiando medidas para hacer frente al proceso de desescalada, priorizando la protección de la salud, la gestión de los apoyos para dar la mejor respuesta posible a las necesidades, gustos e intereses de las personas con discapacidad intelectual, así como el acompañamiento y la información a las familias. Todo ello, garantizando que se cumplan los requerimientos de las autoridades y las máximas medidas de seguridad.

Seguimiento y apoyo proactivo
En el servicio BBK SAIOA GORABIDE también hemos mantenido nuestra labor de información, orientación y apoyo a las familias desde que se decretó el estado de alarma, llevando a cabo acciones proactivas de seguimiento y apoyo. A través de contacto telefónico, reforzado mediante correo electrónico y, en algún caso, por video conferencia, nos hemos comunicado, al menos quincenalmente o en más ocasiones cuando ha sido preciso, con todas las familias de personas usuarias de centros de día, del servicio infanto-juvenil y de las que estaban siguiendo terapias de apoyo. Además, las trabajadoras sociales han contactado con familias que se hallaban en circunstancias especiales, como las que podían estar en situación de vulnerabilidad o las que se encontraban en lista de espera de algún servicio.

En una primera fase, este equipo ha dado apoyo y trasladado su cercanía e identificando sus necesidades a las más de 800 familias que constituyen esos grupos de interés prioritario, y han reforzado la comunicación vía correo electrónico con las 4.000 familias de la entidad de las que tenían este contacto para informar de las posibilidades que ofrece este servicio y de cómo proceder en caso de urgencia. Y, en términos generales, han encontrado un buen ajuste en las familias y en las propias personas con discapacidad intelectual, que han vuelto a demostrar la enorme capacidad de adaptación, incluso aquellas que tienen más necesidad de apoyo.

En una segunda fase, que se iniciará en función del desarrollo de la fase anterior y del devenir del estado de alarma, se comenzarán a desarrollar los planes de acción enfocados a detectar, orientar y cubrir las necesidades de personas usuarias de 17 y 55 años, por ser momentos clave de transición en este colectivo, así como el plan específico para personas con discapacidad intelectual que tengan hijas o hijos, de cara a recoger sus expectativas y necesidades, para poner en marcha acciones al respecto.

Servicios coordinados
Nuestro equipo técnico también ha implantado un sistema proactivo de seguimiento y apoyo a personas usuarias y familias, a través de contacto telefónico y videollamadas, reforzado por correo electrónico, para prestar el apoyo necesario y trasladar la cercanía y proximidad tan necesarias en estos momentos, e identificar necesidades, en coordinación con la Unidad de Planificación y Gestión de Apoyos (que abarca residencias, viviendas y centros de día), y el Servicio BBK SAIOA GORABIDE.

Algunas de las tareas realizadas son: seguimiento proactivo periódico a familias y personas usuarias; respuesta a demandas derivadas de centros y servicios; apoyo técnico al equipo de estructura; sesiones clínicas por parte de nuestro médico psiquiatra y seguimiento farmacológico; reactivación del proyecto de sexualidad a través de reuniones vía web; o acompañamiento en duelo y cuadros de ansiedad derivados de la crisis sanitaria. Igualmente, nuestro equipo de fisioterapia también se ha restructurado, en cumplimiento de la indicación sanitaria de no compartir profesionales entre diversos centros a fin de eliminar posibles vías de contagio.

Actividades online
En esta situación, las conexiones virtuales han permitido mantener el contacto entre nuestros servicios y las personas usuarias. En el ámbito de la intervención familiar, hemos organizado un calendario de reuniones online para los grupos de autogestores, de mujeres y de familias, y también sendos coloquios sobre temas de interés. Además, hemos reenfocado el Programa Goratu, aprovechando la sección gorabide.com/programagoratu de nuestra web, y hemos enviado un documento explicativo a centros educativos y entidades formativas, para invitarles a incluir esos materiales en sus diseños curriculares virtuales en las materias relacionadas con el área, o bien como actividad complementaria tutorial, de sensibilización, etc.

Nuestro Servicio de Tiempo Libre también ha lanzado un proyecto de conexión entre las personas usuarias de los centros y el voluntariado. Algún grupo lo había estado haciendo de manera puntual desde el principio del confinamiento, por la implicación de nuestras personas voluntarias en mantener el contacto, pero desde el servicio se ha estructurado de manera que haya actividades programadas y se mantenga una continuidad en los horarios. De este modo, las más de 600 personas con discapacidad intelectual que participan en nuestro programa de invierno han podido retomar online parte de sus opciones de ocio: deporte, música, juegos, pintxo-pote, concursos, celebración de cumpleaños… Para ello, los centros de las mañanas realizan dos conexiones a la semana y los clubes diarios, por grupos.

Avance en la desescalada
Además de la planificación de todo lo realizado, también hemos proyectado los servicios que vamos a ir ofreciendo a medida que se vaya avanzando en la desescalada de las medidas adoptadas durante el estado de alarma. El propio Servicio de Tiempo Libre ha rediseñado su programa de verano para hacerlo adaptable a los parámetros que aprueben las autoridades competentes, en cuanto a ratios y modos de funcionamiento. Previsiblemente, y sujeto a modificaciones pertinentes a la normativa vigente en cada momento, se ofrecerán salidas de día y excursiones, sin pernoctación; y vacaciones de una semana en grupos reducidos y alojamientos individuales. En ambos casos, en el entorno de Bizkaia.

Por su parte, nuestra red de centros de día también se ha preparado para comenzar a ofrecer sus servicios, con una reapertura secuenciada y un número de plazas que permita mantener las condiciones de seguridad. El arranque se hará con un centro de manera piloto y se irá ampliando paulatinamente el número de centros abiertos. Para asignar las plazas, se dará preferencia a personas usuarias que no sean colectivo de riesgo, menores de 60 años, cuya familia pueda realizar los traslados por sus propios medios y que presenten dificultades de conciliación. En caso de no cubrir las plazas disponibles con esos criterios, se aplicará el indicador de necesidad social (ISNA) de la Diputación Foral de Bizkaia.

Y en el resto de servicios organizativos, se continuará con el criterio de favorecer el teletrabajo, salvo en aquellos casos en los que el formato presencial sea necesario para mejorar la calidad del servicio. Con todas estas medidas, trabajamos por mantener de la mejor manera que podamos la máxima actividad posible, y estamos contando con el compromiso, comprensión y colaboración de profesionales, familias, personas con discapacidad intelectual y voluntariado que, hoy más que nunca, están demostrando ser los pilares que sustentan nuestra asociación.